Archive for the 'Lectura' Category

Arthur Rimbaud #1

Hoy toca un poema de uno de los genios de la poesía. Conocido por ser uno de los cuatro poetas malditos: Baudelaire, Rimbaud, Verlaine y Mallarmé. Llevó una vida difícil y murió joven. Su influencia sobre las generaciones literarias y artisticas del siglo XX.

Personalmente, conocí su obra cuando tenía unos 14 años. Adquirí el librito de algunas de sus obras porque los demás eran los típicos Alberti, Neruda, Machado… y quería leer algo diferente. Gracias a Rimbaud, descubrí que existía otra poesía más allá de la que nos enseñaban en el instituto.

El siguiente poema va a ser el primero de unos cuantos que voy a postear sobre Arthur Rimbaud.

En la horca negra bailan, amable manco,
bailan los paladines,
los descarnados danzarines del diablo;
danzan que danzan sin fin
los esqueletos de Saladín.¡Monseñor Belzebú tira de la corbata
de sus títeres negros, que al cielo gesticulan,
y al darles en la frente un buen zapatillazo
les obliga a bailar ritmos de Villancico!

Sorprendidos, los títeres, juntan sus brazos gráciles:
como un órgano negro, los pechos horadados ,
que antaño damiselas gentiles abrazaban,
se rozan y entrechocan, en espantoso amor.

¡Hurra!, alegres danzantes que perdisteis la panza ,
trenzad vuestras cabriolas pues el tablao es amplio,
¡Que no sepan, por Dios, si es danza o es batalla!
¡Furioso, Belzebú rasga sus violines!

¡Rudos talones; nunca su sandalia se gasta!
Todos se han despojado de su sayo de piel:
lo que queda no asusta y se ve sin escándalo.
En sus cráneos, la nieve ha puesto un blanco gorro.

El cuervo es la cimera de estas cabezas rotas;
cuelga un jirón de carne de su flaca barbilla:
parecen, cuando giran en sombrías refriegas,
rígidos paladines, con bardas de cartón.

¡Hurra!, ¡que el cierzo azuza en el vals de los huesos!
¡y la horca negra muge cual órgano de hierro!
y responden los lobos desde bosques morados:
rojo, en el horizonte, el cielo es un infierno…

¡Zarandéame a estos fúnebres capitanes
que desgranan, ladinos, con largos dedos rotos,
un rosario de amor por sus pálidas vértebras:
¡difuntos, que no estamos aquí en un monasterio! .

Y de pronto, en el centro de esta danza macabra
brinca hacia el cielo rojo, loco, un gran esqueleto,
llevado por el ímpetu, cual corcel se encabrita
y, al sentir en el cuello la cuerda tiesa aún,

crispa sus cortos dedos contra un fémur que cruje
con gritos que recuerdan atroces carcajadas,
y, como un saltimbanqui se agita en su caseta,
vuelve a iniciar su baile al son de la osamenta.

En la horca negra bailan, amable manco,
bailan los paladines,
los descarnados danzarines del diablo;
danzan que danzan sin fin
los esqueletos de Saladín.

El bailes de los ahorcados, Arthur Rimbaud

Enlaces relacionados:

¡Oh Capitán, mi capitán!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro terrible viaje ha terminado,
el barco ha sobrevivido a todos los escollos,
hemos ganado el premio que anhelábamos,
el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo entero regocijado,
mientras sus ojos siguen firme la quilla, la audaz y soberbia nave.
Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!
¡oh rojas gotas que caen,
allí donde mi capitán yace, frío y muerto!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, levántate y escucha las campanas,
levántate, por ti se ha izado la bandera, por ti vibra el clarín,
para ti ramilletes y guirnaldas con cintas,
para ti multitudes en las playas,
por ti clama la muchedumbre, a ti se vuelven los rostros ansiosos:
¡Ven, capitán! ¡Querido padre!
¡Que mi brazo pase por debajo de tu cabeza!
Debe ser un sueño que yazcas sobre el puente,
derribado, frío y muerto.

Mi capitán no contesta, sus labios están pálidos y no se mueven,
mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad,
la nave, sana y salva, ha anclado, su viaje ha concluido,
de vuelta de su espantoso viaje, la victoriosa nave entra en el puerto.
¡Oh playas, alegraos! ¡Sonad campanas!
Mas yo, con tristes pasos,
recorro el puente donde mi capitán yace,
frío y muerto.

¡Oh Capitán!, ¡mi capitán!, Walt Whitman

Enlaces relacionados:

Carta de despedida

La Carta de despedida la conocí por mi vecina martier, que me encanta como la recita. Esto va para mi amiga Sacha, que está un poco de bajón, para Doli y Anita (que en breve será su cumple) y para una ratita presumida xD :

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse. Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo. Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan.”

COMENTARIO en off:

Esta supuesta carta de Gabriel García Márquez es falsa. En 1997 el periodista peruano Mirko Lauer la difundió en su columna que editaba en el diario La República. En una breve aclaración el periodista dijo, en ese entonces, que unos amigos le entregaron en una reunión diplomática la carta de despedida del Gabo, ya que padecía cáncer. El tema causó tal revuelo que el propio García Márquez la desmintió. Gabo la calificó de ridícula y dijo que él no escribe así.

Poema XX, Pablo Neruda

La semana pasada puse el poema XV de Pablo Neruda y como dije, y también a petición de Doli hoy pondré el poema XX:

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Poema XX, Pablo Neruda

Y he encontrado dos videos que recitan el poema. El primero de Gian Franco Pagliaro y el segundo de Alex Ubago, a ver cual os gusta más:

Post relacionados:

Veles e vents

He aquí un fragmento del poeta y caballero valenciano medieval, Ausiàs March, que fue uno de los poetas más importantes del Siglo de Oro valenciano, el momento álgido de la literatura en catalán:

Veles e vents han mos desigs complir,
faent camins dubtosos per la mar.
Mestre i ponent contra d’ells veig armar;
xaloc, levant los deuen subvenir
ab lurs amics lo grec e lo migjorn,
fent humils precs al vent tramuntanal
qu’en son bufar los sia parcial
e que tots cinc complesquen mon retorn.

Bollirà·l mar com la cassola·n forn,
mudant color e l’estat natural,
e mostrarà voler tota res mal
que sobre si atur un punt al jorn;
grans e pocs peixs a recors correran
e cercaran amagatalls secrets:
fugint al mar on són nodrits e fets,
per gran remei en terra eixiran.

Los pelegrins tots ensems votaran
e prometran molts dons de cera fets;
la gran paor traurà·l lum los secrets
que al confés descoberts no seran.
En lo perill no·m caureu de l’esment,
ans votaré al Déu qui·ns ha ligats,
de no minvar mes fermes voluntats
e que tots temps me sereu de present.
(…)

Enlaces relacionados:

Poema XV, Pablo Neruda

Pablo Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Poema XV, Pablo Neruda

Aquí os dejo un video del poema recitado por el mismo Pablo Neruda, más su poema XX del que hablaré en otra ocasión. Aunque parece que lo haga rezando, yo creo que lo expresa con toda la inteción:

Microsiervos

Título original: Microserfsmicrosiervos
Título castellano: Microsiervos
Autor: Douglas Coupland
Año: 1995
Género: Ficción
Idioma original: Inglés
Idioma leido: Castellano
Traducción: Gabriel López Guix y Carmen Francí Ventosa
Editorial: Ediciones B, S.A.
Páginas: 464
ISBN: 84-406-6646-2

Sinopsis
Principio de los años noventa. Daniel Underwood es un joven programador de la incipiente Microsoft que para vencer su insomnio, decide escribir un diario personal en su ordenador y así también poder visualizar las pautas de su vida. Desde su paso por Microsoft hasta el Silicon Valley, Dan refleja en su diario el día a día de su grupo de amigos y compañeros de piso.

Comentarios ¡con Spoilers!
Pues este libro lo descubrí gracias a la página web del mismo nombre. Un día me dió por buscarlo en alguna librería de Valencia, pero no había manera de encontrarlo; bueno, en una librería podía pedirlo pero vi que su precio era demasiado elevado. Así que se me ocurrió ir a la biblioteca pública de Valencia y allí lo encontre. Allí mismo me puse a leer las primeras páginas y me di cuenta que era la historia que hace tiempo quería leer. Y es que claro, al ser un estudiante de informática, uno se siente más identificado.

El libro puede dividirse en tres partes.

La primera parte se centra en el trabajo de Dan en Microsoft; las experiencias que tiene en el trabajo y en la casa que comparte con más compañeros de trabajo. También es la parte donde hace la presentación de cada uno de sus compañeros, lo que opina de cada uno y la relación que tiene con ellos. En Microsoft conoce a Karla, que en principio no le cae muy bien porque siempre está riñendole, pero al final acaban conociendose y siendo pareja. Luego de darse cuenta que en Microsoft no tiene vida propia, que es microsiervo y que su vida se ha convertido en una monotonía, decide embarcarse, junto a su grupo de amigos, en un nuevo proyecto de un programa ideado por su amigo Michael.

La segunda gira alrededor del desarrollo del programa Oops!, el programa ideado por Michael de hacer contrucciones con piezas de lego virtuales. Aunque no se centra tanto en el aspecto técnico, sino en las relaciones que tienen los personajes con su entorno, y entre ellos, en el Silicon Valley; el padre de Dan se recicla, Todd empieza una relación seria, Bug Barbecue sale del armario, Susan se reinventa a ella misma y Michael conoce a su alma gemela. Se unen al grupo, Ethan, Dusty y Amy.

En la tercera partel, trata sobre la presentación del programa Oops! en Las Vegas y el ambiente social que había en esos eventos. Y de cómo al final se vuelcan todos en el reciente problema de salud de la madre de Dan y Ethan. Es la parte más humana, más sentimental.

La primera parte es la que más me ha gustado, pero la parte final creo que es un poco floja; no deja una conclusión clara de los personajes.

Los personajes que más me han gustado han sido Karla y Michael, pero me siento más identificado con Todd. Karla me parece casi como la novia ideal; muy inteligente, guapa, sencilla, no celosa xD, y se preocupa por los demás. Michael me ha gustado porque me impresiona la capacidad que tienen los genios para resolver problemas y la manera que tienen de ver el mundo; y como era un personaje introvertido, me ha gustado mucho que al final encontrara pareja.

Para concluir, es un libro que merece la pena leer si te interesa saber como era el ambiente de los informáticos, así como la tecnología, a principios de los 90. La forma de escribir del autor, Douglas Coupland, es muy original; jugando con las palabras, frases construidas de manera informal…etc. Lo que no acabo de entender es porque este libro está descatalogado en castellano. Aunque se base en tema de la informática y la tecnología, no solo debe gustar a los geeks sino al público en general, ya que trata muy bien los aspectos y relaciones personales con unos personajes muy bien definidos así como las reflexiones sociales que se hacen los personajes son muy interesantes.

Decir que si no hubiera sido por la página de microsiervos.com no hubiera conocido este magnífico libro y no es por hacerles publicidad por creo…ejem, que no les hace falta. Es que hay gente que crítica que se relacione la página con el libro…

Enlaces relacionados: